septiembre 24, 2020

Hitler en México; La historia que nos han ocultado

Hitler en México; La historia que nos han ocultado

Por: José Óscar Valdés Ramírez

En enero de 1917, criptógrafos descifraron un telegrama de parte del Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Arthur Zimmermann, al ministro alemán asignado a México, Von Eckhardt, ofreciéndole a México territorio estadounidense si apoyaban la causa alemana. Este mensaje empujó a que los Estados Unidos participara en la guerra y eso cambió el curso de la Historia.
“Tenemos intenciones de comenzar el primero de febrero la guerra submarina ilimitada. Con todo, se intentará mantener neutrales a los Estados Unidos.
En caso de que no lo lográramos, proponemos a México una alianza sobre las siguientes bases: dirección conjunta de la guerra, tratado de paz en común, abundante apoyo financiero y nuestra conformidad de nuestra parte en que México reconquiste sus antiguos territorios en Nuevo México, Texas y Arizona. Dejamos a Su Excelencia el arreglo de los detalles.
Su Excelencia comunicará lo anterior en forma absolutamente secreta al Presidente [Carranza] tan pronto como estalle la guerra con los Estados Unidos, añadiendo la sugerencia de que invite al Japón a que, entre de inmediato en la alianza, y al mismo tiempo sirva de intermediario entre nosotros y el Japón.
Tenga la bondad de informar al Presidente que el empleo ilimitado de nuestros submarinos ofrece ahora la posibilidad de obligar a Inglaterra a negociar la paz en pocos meses. Acúsese recibo”.
Esto fue en la Primera Guerra Mundial en la que nuestro país no participó, pero ya se había establecido el primer contacto entre Alemania y México.
Documentos desclasificados por el Archivo Nacional de Washington revelaron cómo durante el siglo pasado algunos ranchos cafetaleros en Chiapas  fueron utilizados para esconder armas y agentes del Tercer Reich, que llegaban a México de manera ilegal a través de la frontera con Guatemala.
Llegaron a establecerse en México en 1916, un año antes de que se promulgara la Constitución de 1917, aclarando también que existieron alemanes avecindados en México que se oponían al sistema de Adolfo Hitler y que desde tierras aztecas decidieron integrar movimientos que ayudar a difundir la oposición a los dictados del Partido Nacional Socialista.
En Chiapas se destacó un empresario dueño de una imprenta en Berlín, la cual utilizó para publicar propaganda contra Hitler, a quien la Gestapo intentó ubicar para capturarlo y solicitar su extradición. Esta historia es inédita y por ello existen muy pocos datos en los archivos estadounidenses.
La Embajada Alemana habría enviado un documento oficial al Ayuntamiento de Tapachula solicitando para que autoridades revelaran su paradero, como consta en la carta que se encuentra en el Archivo Histórico de la Casa de la Cultura de Tapachula, pero que aún no sabemos las razones para no hacerla pública.
Actualmente se están clasificando documentos inéditos, entre los que se encuentra la petición de la Embajada Alemana. Hasta ahora se desconoce si el empresario antifascista fue aprehendido o si pudo evadir las pesquisas de la Gestapo para localizarlo, no hay más datos. Existe una buena cantidad de documentos sobre los alemanes que desde las fincas cafetaleras colaboraban con el Tercer Reich -las fincas fueron construidas en 1920-.
Una tesis de licenciatura para la Universidad Iberoamericana autoría de Yadira Ortega Valensuela denominada: Implementación de nuevos accesos para las mejoras de la ruta del café en Tapachula, pone el dedo en la llaga de una región olvidada. Las fincas se construyeron en 1920, ya para 1930 las fincas del Soconusco formaban un emporio del café que hizo millonarios a sus propietarios, la mayoría estadounidenses, alemanes y japoneses.
Lo que ayudó que los ricos empresarios teutones acumularan armas y aeronaves con la idea de que en algún momento serían útiles para atacar a Estados Unidos desde su frontera con México. Uno de estos refugios era «Casa Grande», la finca cafetalera de Santo Domingo en el municipio de Unión Juárez, cerca de la frontera entre México y Guatemala.
La propiedad fue construida en 1920 por un empresario llamado Enrique Braun, a quien por su apellido se le llegó a señalar como hermano de Eva Braun, esposa de Hiltler, sin embargo, ella no tuvo hermanos -pero archivos demuestran que era su primo, no su hermano-. Según los pobladores, la finca cafetalera tiene sótanos y pasajes por los que podían escapar agentes que estaban en México de manera ilegal y así evitar ser atrapados y deportados.
Contrario a lo que pasaba en el sur, en la capital del país se integró una organización de corte antifascista llamada Liga Pro-Cultura Alemana para oponerse a los dictados del Partido Nacionalsocialista (Nazis), que realizó intensas campañas contra el nazismo.
Algunos de sus seguidores pagaron las consecuencias y, además de ser golpeados, la embajada teutona en el país les negó permisos de importación de productos para sus empresas y negocios.
Durante la Segunda Guerra Mundial, México se convirtió en un punto importante para Alemania por su cercanía con Estados Unidos, y por sus conexiones con el mar, las que el Tercer Reich podía aprovechar para traficar con combustibles. Estuvo en Tapachula también Hilda Krüger, una de las espías alemanas más famosas de la época. Krüger, logró infiltrarse en la comunidad artística, intelectual y política del país hasta convertirse en amante del entonces ministro de Interior, Miguel Alemán Velasco, quien posteriormente llegó a ser presidente de México. Así en Tapachula se tejió una red basta de gente ligada al Tercer Reich.
Tuve la oportunidad de dialogar con varios dueños de las fincas hace dos años en un trabajo que dejé en el tintero pero que la desclasificación de los archivos del FBI no suena nada descabellado que las historias de las fincas cafetaleras… son verdad.
Tengo grabadas las testimoniales de cuatro dueños de fincas de edades que oscilan de los 75 a los 85 años que narran que cuando eran pequeño sus abuelos les contaban que Hitler vivió ahí -no veo razón para que los abuelos de estas personas mintieran-. Uno de ellos decía que su abuela era sastre y la llamaban para hacerle ropa a un hombre mayor que se encontraba enfermo, al cual cuidaban varios hombres vestidos de militar, que entraba por un lado y salían por otro.
A él no lo dejaban entrar, entraba su abuela y a el pequeño se lo llevaban a la cocina para darle de comer, después lo llevaban a otro lado para encontrarse con su abuela, tenía prohibido decir algo. Los más de 27 testimonios que tengo grabados de gente mayor coinciden, unos no se conocen pero saben quiénes son, sus abuelos eran amigos después la amistad entre ellos ya no se dio, se perdió.
Pero todos coinciden, pasaba algo en esa mansión, solo había una fotografía de Eva Braun en vida en la finca… la cual se perdió, Eva Anna Paula Braun era fotógrafa y tenía pasión por su hobby, fotografiaba a bastante gente y a algunas fincas pero no ponía su nombre. Antes para llegar a las fincas era a lomo de caballos y de mulas, hacían unos dos días de camino y hay relatos de ver a submarinos por las costas de Tapachula.
Una lógica que me dijeron algunos de los descendientes de alemanes <<no entendemos la razón del porque nuestros ancestros llegaron aquí>>, pero había japoneses en los cafetales y eran aliados en la Segunda Guerra Mundial, aquí lejos de todo vinieron hacer fortuna. Compraron los terrenos al gobierno de México, después eran un misterio sus reuniones todos los jueves, nos dejaban en las fincas y se iban a lo que de denominaban La Casa Grande.
Tardaban dos o hasta tres días en regresar, era un misterio, pero regresaban con nuevos bríos, ya entrados los años algunos de los abuelos hablaron y empezó la leyenda. Era Hitler y su esposa, ahí vivían, entre la gente de ahí, se saben historias, la gente mayor las cuenta, los abuelos las contaban.
Al unísono los cuatro herederos de las fincas alemanas me decían por separado ¿para qué nos mentirían nuestros abuelos o nuestras abuelas? No había razón, amaron esta tierra, dejaron su nación, los movía una pasión por sus ancestros, esta tierra es mágica, tierra de volcanes, de bosques con mar, un clima único y a tan solo unos minutos un clima tropical, solo se da aquí, antes esto era inaccesible, ahora es tardado pero llegas, anteriormente era una odisea.
Para Yadira Ortega es una lástima que el estado olvide esta parte de la Historia, es un buen punto turístico, ya las fincas no son tan productivas, las destruyeron, el reparto ejidal las exterminó. Así han pasado los años, los accesos al volcán Tacana son difíciles, a las fincas cafetaleras más y en época de lluvias son inaccesibles, olvidadas por el estado, olvidadas por las autoridades de todos los niveles, las fincas subsisten como un recuerdo.
Los archivos del municipio no se han abierto, ahí están, la Secretaría de Gobernación se llevó a varios alemanes a una estación que estaba en Perote Veracruz, una cárcel clandestina de migración y de ahí los enviaba a Veracruz para deportarlos, valdría la pena se abrieran estos archivos y que se desmitifiquen las mentiras de la historia oficial.
En 1940 se investigaron a 100 agentes nazis de conformidad con el documento de la denominada tesis <<Deportación de inmigrantes alemanes residentes en México>> de Claudia V Sánchez Bernal entre ellos destaca George Werner Bernhard Nicolaus, jefe de espionaje de los nazis que fundó la agencia cablegráfica Volco, esta agencia oficialmente se estableció y estaba autorizada para recibir y transmitir cables a Berlín.

Cárdenas, Hitler y Mussolini

Adolfo Hitler y Hermann Göring tenían otro objetivo al mandar a sus hombres a México: aprovechar sus ricos yacimientos petrolíferos. Desde el mes de mayo de 1938 Alemania recibía importantes flujos de crudo, proveniente de la República Mexicana. El Presidente Lázaro Cárdenas le vendió petróleo a Hitler, a la Italia fascista de Mussolini y al Japón del emperador Hiroito, como una medida para salvar su decreto de expropiar el energético a las empresas británicas, holandesas y estadounidenses.
El primer documental sobre el pulque en México fue grabado por los nazis en 1936 y permaneció oculto 70 años hasta que un coleccionista lo compró por 40 dólares. En abril de 1941, el gobierno de Camacho ordenó la incautación de los barcos alemanes e italianos en puertos nacionales –entre los buques incautados estaba el Potrero del Llano. Se hizo evidente que el gobierno de Ávila Camacho sostenía una «neutralidad simulada».​
En los archivos del hundimiento de los barcos -que no eran nacionales, eran barcos incautados a otras naciones-, era ilógico que si le vendían a Alemania petróleo ésta les hundiera los barcos, lo mas seguro es que los americanos los hundieron para obligar a México a decantarse para entrar a al guerra con Estados Unidos pues tenían temor fundado que una alianza con Alemania y México seria fatal para Estados Unidos.
En Tapachula también, en mayo de 1590, Miguel de Cervantes solicitó al rey Felipe II, de España, que lo nombrara en uno de los puestos vacantes en las Indias, Cervantes solicitó que se le nombrara en alguno de los siguientes cargos: Contador en las galeras o naves de Cartagena, Colombia, contador en el reino de Nueva Granada, corregidor (alcalde) en La Paz, Bolivia, o gobernador de la entonces provincia del Soconusco que era una de las Provincias que constituían la audiencia de Guatemala junto con Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Verapaz, por Real cédula del 25 de enero de 1565, su sede estaba en Guatemala”.
Según la carta del llamado manco de Lepanto, estaba vacante el puesto de gobernador del Soconusco, y su solicitud con fecha 21 de mayo de 1590 se encuentra en el archivo de Indias, en Sevilla, España, una transcripción del documento existe en el Archivo General de la Nación. La primera parte de Don Quijote se publicó en 1605 y la segunda, en 1616.
Miguel de Cervantes “siguió siendo comisario del rey y le aumentaron de categoría al ser nombrado juez ejecutor de impuestos, una especie de recaudador. Estuvo, en la cárcel por afectar intereses poderosos. Más adelante aparecieron las ediciones del Quijote, la primera y muchos años después la segunda parte”. En la obra, Cervantes no alude al Soconusco, pero sí menciona a México cuando en un capítulo Don Quijote hace referencia a los jinetes mexicanos.
Sin olvidar que Chiapas se anexo a México el 14 de septiembre de 1824. El Soconusco era reclamado entonces por América Central y México, y su definitiva incorporación al territorio chiapaneco ocurrió hasta 1882, tras los conflictos fronterizos entre México y Guatemala de 1842 y de 1882.
Porfirio Díaz decidió entregar Belice a Inglaterra en 1893 con el Tratado Spencer. En este tratado, México cedió sus derechos de soberanía sobre Belice, mismo que dio lugar al Tratado de Límites.
El Tratado de Límites fue firmado el 8 de julio de 1893 junto con el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda. En este se establecieron los límites de nuestro país y la entonces Colonia llamada Honduras Británica. Cabe mencionar que el motivo de este tratado tuvo que ver sin duda con una negociación entre ambos gobiernos para que la Gran Bretaña dejara de suministrar armamento a través de sus fronteras al bando sublevado, es decir a los Mayas, durante el conflicto armado de la Guerra de Castas en Yucatán. Fue así como México perdió a Belice.
Esperemos se reinscriba la Historia nacional…

FUENTES: https://www.titulos.com.ar/general/Infobae/documentos-desclasificados-revelaron-nueva-informacion-sobre-la-operacion-de-grupos-pro-nazis-en-mexico/373529
TESIS DE: Yadira Ortega Valensuela denominada: Implementación de de nuevos accesos para las mejoras de la ruta del café en Tapachula

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario