noviembre 26, 2021

O sea, gasto o las desaparezco. El dilema de Marthita.

ALGUIEN LO TENIA QUE DECIR
Por: Nicolás Gochy

Quien parece que está jugando como antaño a la copla de tengo manita no tengo manita, pareciera ser la alcaldesa de la capital mexiquense Martha Hilda González Calderón a quien se le ha olvidado la máxima de que lo que se dice con la boca se sostiene con los hechos.

Y es que tan solo el viernes pasado, la edil gastaba ocho millones de pesos en equipar con nuevos elementos a una ala de la policía municipal de la capital mexiquense.
Y no escribí mal ni tampoco tolero que me digan que en seguridad no se gasta, se invierte.
Sin duda este es un gasto que en nada beneficia a los toluqueños ni a sus familias, ocho millones de pesos que literalmente se fueron a la basura con las declaraciones que ese mismo día y en ese mismo acto llevo a cabo la alcaldesa Toluca al señalar.
“Yo creo que estamos en un momento en que muchas corporaciones tienen que cambiar, y me parece que la institución municipal también debe tener una evolución, hoy por hoy es el eslabón más débil, desde el periodo de gobierno corto, hasta el hecho que los cargos son políticos no se cuenta con la experiencia en materia de seguridad”.
No logro entender como la también presidenta de la Confederación de Seguridad Pública Nacional Municipal, haya cometido tan irreverente dislate de un evento que acababa de presidir.
O sea, si está a favor de que las corporaciones policiacas municipales desaparezcan y se conviertan en asuntos del orden estatal, como lo ha señalado el presidente de México Enrique Peña Nieto, entonces porque se compraron esos nuevos equipos y se invirtió en ellos ocho millones de pesos, que es obvio que no se justificaban, ni siquiera políticamente.
Justifico que la compra ya estaba realizada antes de que el presidente diera a conocer su mentado decálogo para tratar de resarcir la inseguridad nacional.
Entiendo que el darle marcha atrás se hubiera convertido en un problema mercantil, pero ¿que no podía aguantar sus ganas de alabar al presidente y haber hecho esa misma declaración hasta la mañana de este lunes?
O sea, para ver si lo entiendo, es como si Martha Hilda se hubiera matrimoniado este mismo viernes y en la fiesta de la boda, se le hubiera ocurrido decir que ella no cree en el matrimonio, que será mejor desaparecer a su esposo.
Mmmmmmm, sigo en las mismas… no entiendo ni jota.

UNA DE COLACIÓN
Este agregado es a petición de parte: resulta que el pasado sábado algunos integrantes del gremio de los arquitectos que trabajan para el gobierno mexiquense de Eruviel acompañaron a la edil a la inauguración de la nueva alameda central de Toluca.
Hasta ahí todo iba bien, el problema fue cuando los especialistas le preguntaron, con cierto tufo de acertijo político, que en donde se habían colocado las planchas del material que anteriormente tenía la explanada principal de esa alameda y que por cierto dicen ellos que saben, pueden durar hasta 100 años sin problemas.
Cuál sería la sorpresa que las planchas, según explico el director de obras, fueron arrojadas al cascajo como todo el resto del material.
El tema no paso a mayores, solo que después de la brillante respuesta, les quedo más que claro al gremio de los arquitectos, que ahí hay todo, menos entendimiento. Qué más da, era escombro que no?

 

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario