mayo 13, 2021

¡Tirano! sufragio efectivo no reelección…

¡Tirano! sufragio efectivo no reelección…

Por Toño García.

El 18 de noviembre de 1910 los hermanos Serdán desde la ciudad de Puebla respondían al llamado del “plan de san Luis” proclamado por Francisco I Madero, donde los integrantes del partido anti reeleccionista, antes de ser detenidos por órdenes del gobernador, al considerarles “agitadores enemigos del recién electo Porfirio Díaz”, Máximo Serdán daría la vida por la causa y sus hermanos detenidos, ante la cobardía de los poblanos que les dejaron solos en su lucha armada en contra de la tiranía disfrazada con la elección; serían los iniciadores de la revolución mexicana con la bandera del ideal ¡sufragio efectivo no reelección!

Cien años después de este suceso, el pueblo de México “pareciera” olvido el costo político, económico y social que implica la reelección; el llamado grupo de “los tecnócratas” desde Carlos Salinas de Gortari hasta el sexenio de Enrique Peña Nieto no solo impulsaron el neoliberalismo, con ello impulsaron las nuevas formas para mantener el poder en la incipiente democracia mexicana para no perder el manejo de los recursos nacionales y el poder de sus privilegios.

La reelección en la llamada “reforma política”, la creación del outsourcing con la llamada “reforma laboral”, la privatización de vienes estratégicos nacionales con la “reforma energética”, la pérdida de valor en la educación con la “reforma educativa”, todo este andamiaje institucional para quitarle el sentido de protección jurídica social enarbolada en nuestra Constitución Política para bien de todos los mexicanos; los tecnócratas justificaban este saqueo y falsa democracia con la palabra “modernidad” y por consiguiente “las reformas estructurales” que necesita el país para entrar a la misma.

En este escenario histórico de nada le sirve al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, tener mayoría absoluta en la cámara de diputados y senadores si no le ayudan y se retoma el sentido social de protección a los bienes del pueblo, para que estos a su vez se transformen en servicios y el cumplimiento de la máxima garantía Constitucional ¡Seguridad Social!

En el contexto de la elección actual los diputados de morena cometieron la osadía de reformar la reelección para no dejar su curul y estar en campaña. En una posición más mesurada y considerando que el trabajo realizado desde el puesto de representación popular sea quien les avale para reelegirse, entonces, hoy día, nuestro voto debe darse a todo aquel que quiera reelegirse por los hechos en beneficio de la mayoría.

En esta lógica lo ideal sería votar por quien garantice retomar el bien protector del estado desde la constitución “no lo dice su servidor” la historia nos muestra claramente como en este país “se han partido la madre y han entregado su vida por el bien común”. Disculpe usted mi atrevimiento “pero hoy cualquier tonto se quiere reelegir y ni si quiera ha impulsado  su propia capacidad política para ser representante popular, por desgracia hay quienes están aprendiendo en el ejercicio público o todo lo contrario saben perfectamente lo que hacen para convertirse en tiranos”

¿Cómo es posible que se formule una ley por representantes que a eso se dedican como lo fue la reforma a la luz eléctrica, metan un amparo y la echen abajo?  ¿De qué sirve tener mayoría en el congreso si nuestros jóvenes no conocen aguinaldo, vacaciones, seguridad social y los diputados no puedan quitar el outsourcing? ¿Cómo se van a reelegir en un municipio si ni si quiera han fortalecido su esencia o siguen las practicas del sobrecosto y la vida del cacicazgo sin relevo generacional?

Hoy la Constitución Política fue reformada para permitir la reelección, pese a que esto le costó sangre y muerte al país, puedo estar de acuerdo en la reelección, siempre y cuando los hechos de quién quiera hacerlo lo avalen para que el pueblo no los deje ir desde la concepción de su pretensión en su precandidatura en cualquier partido, pero, ante el desprecio por una representación similar a lo despótico, lo tirano, o lejano de las necesidades del pueblo, la pregunta obligada es ¿por qué querer reelegirse a fuerza?

«Los muertos gozan de cabal salud» mencionaba Muñoz Ledo en la máxima tribuna del país, desde luego tal cita generaliza en la perversa tarea de «reformar todo a modo a conveniencia de la línea» aquí, si aquí, surge el pretexto para usar el Lópezobradorismo para su reelección, en lo que no propuso pero su nombre lo justifica, como ejemplo.

En otras palabras, el presidente tiene credibilidad, pero hoy se usa su nombre para hacer fechorías, incluso para evitar decirle o llamarle al ¡Tirano! Sufragio efectivo no reelección…

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario