junio 19, 2021

De las rabietas de un secretario

ALGUIEN LO TENIA QUE DECIR

POR: Nicolás Gochy

Mal y de malas ha transitado el secretario del transporte del gobierno mexiquense Isidro Pastor Medrano al frente de la dependencia que tendría que poner orden y regular todo lo referente a la prestación del servicio público de pasajeros concesionados a particulares.

Y no es que se haya iniciado una campaña en contra del funcionario, tampoco se han acrecentado los accidentes viales con consecuencias fatales para los pasajeros, me atrevería a decir que incluso han disminuido,  es más, ni siquiera hay alguien  atrás en estos momentos meciendo la cuna para tratar de quitar al político de su actual puesto, es más políticamente es uno de los secretarios que más campechana se la ha llevado.

Las tuvieron peores secretarios como Fernando Maldonado cuando todo un partido político solicitaba allá por el 2007 la remoción inmediata del funcionario por “no ser capaz de modernizar y regularizar el servicio, ni resolver los constantes problemas del sector” explicaba a la prensa el dirigente del sol azteca en ese momento Ricardo Moreno. Aclaro que hablaba de Fernando Maldonado, no de Isidro Pastor Medrano.

Es más, Pastor ha tenido tan buena suerte que en su corta estancia al frente de la dependencia no ha tenido que soportar, ni lidiar con los paros que de vez en sexenio, algunos líderes transportistas les da por hacer en las vialidades de la entidad afectando a miles o millones de personas doblegando a cualquier secretario para que cedan a lo que ellos, los que verdaderamente controlan el transporte, quieran hacer.

Hoy, el mayor dolor de cabeza de Isidro Pastor se llama metrobus Toluca Ya, un colectivo de la sociedad civil que ha comenzado a ganar adeptos y favores de la prensa por ser los que han puesto el dedo en la llaga para denunciar lo que todos vivimos, de lo que todos nos quejamos, lo que  todos lamentamos y pocas veces externamos más allá de la charla de café o al calor de las copas. O claro, en las burlas al secretario en sus patéticas ruedas de prensa.

Pero es precisamente ahí, en esos encuentros que el convoca con los medios de comunicación donde el funcionario sale muy mal librado, primero se esponja y explota contra Metro Bus Toluca, Ya, luego anuncia medidas extremas de corte urgente que serán aplicadas en el transporte publico aun y cuando después tenga que recular y mejor diga que hay para Navidad a lo mejor y se puede.

Recuerdo aquí cuando un amigo decía, que el que tenga algo que recular, pues sería un recule… así decía él.

A esas declaraciones le han seguido otras más igual de desafortunadas para el político priista de hueso no tan colorado pero que solo han confirmado lo que ya se sabía, el señor secretario, oriundo de Atlacomulco, poco sabe de transporte; poco menos de las necesidades de los operadores del mismo; casi nada de dar respuestas a la sociedad civil y solo hace patente que es experto en un muy minúsculo conocimiento de política.

El problema no es Metrobus Toluca Ya, el problema no son los medios de comunicación y los columnistas incomodos, el problema no son incluso los operadores del transporte público, el problema, el único señor secretario, es que para usted es políticamente incorrecto el sentarse con los dueños del pulpo camionero y ordenarles (bueno pues invitarlos si así quiere) a que por primera vez se apeguen a la ley, no más, que simplemente se apeguen a la ley y veremos todos el cambio que podremos experimentar los mexiquenses al transitar de un servicio como el que hoy tenemos, al servicio que todos anhelamos.

No anuncie más proyectos de mejora del transporte, no intente sorprendernos con medidas que ya se han aplicado desde hace varios meses, no pretenda vendernos espejitos y cuentas de vidrio, y sobre todo, deje de hacer rabietas, pataletas, infantiladas y póngase a trabajar, haga un examen de conciencia y revise las burlas de las que fue presa por parte de su propio personal cuando reto a los ciudadanos a que demostraran que si como roncan duermen, es usted un servidor público, no un niño malcriado al que lo regaño su mama.

Y si no puede, renuncie. (ups….eso ya lo he escuchado antes).

         

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Publicaciones relacionadas

Haga un comentario